Cuando entro en una librería (papelería) me siento como niño en juguetería. Mi espíritu consumista sale a flote al ver tantos bolígrafos, colores, cuadernos, lápices y demás material de escritorio. Sin embargo hay un producto celestial, un producto cósmico, un producto que llama especialmente mi atención. Las libretas.

La compré en una de las tiendas de Casa Ideas, estaba en oferta. Lleva grabado “Grandes Ideas” en la banda elástica que la abraza. La compré sin pensarlo dos veces no fue por casualidad.

El poder de la mente sobre la materia

El Doctor Masaru Emoto, doctor japonés diplomado y licenciado en medicina alternativa, realizó varios experimentos con el agua y descubrió algo sorprendente.

El agua cambia su estructura molecular en función a la vibraciones a las que se la expone.

Cuando el agua se expone a música clásica, esta se torna blanca y con una hermosa forma de estrella. Cuando el agua se expone a música de rock, esta se torna amorfa, violenta  con predominantes tonos marrones. Pasa lo mismo cuando se etiquetan los contenedores del agua.

Si las palabras con las que se la etiquetan son agradables, la estructura molecular se tornará grata. Si las palabras son mensajes violentos, la estructura del agua será espantosa. Este experimento nos muestra un claro ejemplo de cómo nuestra mente puede afectar nuestra realidad y la materia que creamos en ella. Vemos lo que creemos.

¡Me gusta mi libreta!

Serch
@Advertiserch

gio Guachalla Advertiserch Serch Publicidad Bolivia

Publicitario nacido en Bolivia. Escribo acerca de mi profesión, mis pensamientos, opiniones y mi vida en general. Me gusta escribir, amo la publicidad, me interesa el esoterismo y estoy obsesionado por las libretas. ¡Sígueme en Instagram!

Dejar respuesta